Seguínos en las Redes
  • Delpo, el nuevo rey de Indian Wells

20:51:18 10/12/2014

"En unos meses estaría en condiciones de pedir una salida laboral pero nadie me da trabajo"

Mario Segovia, conocido mediáticamente como El Rey de la Efedrina y condenado a 14 de años de prisión en 2012 acusado de liderar una "asociación ilícita", dijo que en algunos meses estaría en condiciones de pedir salidas laborales pero nadie quiere darle trabajo. Y asegura fue condenado por "la manija mediática" alrededor de su caso.

Segovia presenta por estos días el libro "Yo, efedrina", "una autobiografía que narra todos los infortunios de mi vida", dijo desde la cárcel, y detalló que la obra se refiere "a la triple condena: la condena de la justicia, de los medios y la condena social".

"Hablo de lo difícil que es la vida en la prisión, lo que afecta a la familia, y la forma en la que me voy preparando para la libertad, con una de mis grandes preocupaciones que es la de encontrar un trabajo para mantener a mi familia", indicó.

Aseguró además que "hubo un intento de censura en la cárcel pero no prosperó, todos sabemos que lo peor que se puede hacer con un libro, con una idea, es prohibirla".

Segovia dijo "no es justo en absoluto" que se encuentre detenido, ya que -aseguró- nunca traficó efedrina. "No, no, al día de hoy no se ha probado eso ni el tema del contrabando de armas químicas, que fue mi primera condena y tampoco ha sido probado, pero ha sido tanta la manija mediática que había que condenar. Se me condenó por presunción de contrabando, no por narcotraficante", sostuvo en diálogo con LT3.

Dijo que hace un año que se encuentra "trabajando de fajinero por un haber mensual de 2.800 pesos" y que su supuesta fortuna "fue todo una fantasía, no fue una fortuna incalculable como se piensa".

"Hablan de la mansión de Fisherton... Mi casa no es ninguna mansión, es común y corriente, de una sola planta, vistosa", indicó.

Segovia, que se definió como "un chivo expiatorio, el rey del perejil", dijo que "en unos meses estaría en condiciones de pedir una salida laboral y no tengo a nadie que me dé trabajo".

Finalmente, opinó sobre la violencia y la inseguridad que se vive en la ciudad: "Yo escucho lo que está pasando en Rosario y me aterrorizo de las cosas que están provocando estos mercaderes de la muerte, que son los vendedores de droga. Como padre de familia estoy muy preocupado".